Revista Maga
Vol. 71 Núm. 1 (2012)

En este número 71 presentamos muestras de la calidad literaria de 8 nuevos cuentistas, quienes apenas empiezan a asomar su talento en el panorama de nuestras Letras. Ellos son: Diana Mayora (17 años, la más joven), Anayansi Ehlers, Héctor Aquiles González, Arabelle Jaramillo Ochoa, Lucía Kusial Singh, Dimitrios Guinareas, Danae Brugiati Boussounis y Carolina Fonseca (venezolana radicada en Panamá). La presencia simultánea de estos creadores supone la germinación de nuevos esfuerzos en el ámbito de la escritura creativa. Una prueba más de que en este país, desde hace más de dos décadas, como nunca antes, florece con múltiples brotes de versátil originalidad el cuento literario.

Revista Maga
Vol. 69 Núm. 1 (2011)

En esta oportunidad, en Maga 69 ofrecemos poemas de los autores panameños: Javier Alvarado, Moisés Pascual, Luz Lescure, Indira Moreno, Melanie Taylor Herrera, y en la sección Taller José R. Castro Montilla, acaso en este momento nuestro más joven inédito poeta; así como de la mexicana Arabelle Jaramillo Ochoa, del costarricense Ronald Bonilla, del ya mencionado hondureño Roberto Sosa y del español universal Antonio Machado. Por otra parte, rescatamos cuatro minicuentos de Raúl Leis, y ofrecemos cuentos de los panameños Mady Miranda, Fredy Rodríguez G., Marisín González, Claudio de Castro, Sonia Ehlers E. Prestán, Adalcristo Guevara, Isabel Burgos, Bolívar Aparicio, Ruth Sinán Domínguez Laws, Roberto Pérez-Franco, Lupita Quirós Athanasiadis, Katia del Carmen Malo y Ariel Barría Alvarado, así como de la mexicana Mónica Lavín. También, ensayos del chileno Fernando Burgos, el salvadoreño Jorge Ávalos y el panameño Enrique Jaramillo Levi.

Revista Maga
Vol. 68 Núm. 2 (2011)

En contraste con el voluminoso número doble que ofrecimos a nuestros lectores en julio diciembre de 2010 (140 páginas), éste tiene 70 páginas pero mantiene el nivel de calidad literaria que procuramos siempre ofrecerle a los entusiastas lectores de Maga, revista panameña de cultura. Como es sabido, lo que nos caracteriza desde que nació esta revista literaria en 1984, es un sostenido empeño por promover y difundir, de manera amplia y variada, lo mejor de las letras panameñas. En este sentido, tanto el trabajo de escritores de amplia trayectoria como el de autores menos conocidos y, muy especialmente, el de los nuevos creadores que van surgiendo en el panorama nacional, han sido siempre y continúan siendo nuestra prioridad.

Revista Maga
Vol. 66 Núm. 2 (2010)

El mérito de una revista literaria que se precie de serlo es que los textos de sus colaboradores sean de la más alta calidad estética y humana posible, a fin de ser congruentes con alguna de las funciones asignadas desde hace siglos a la creación literaria: auscultar la realidad recreándola; ofrecer una determinada visión de mundo; expresar sentimientos e ideas en torno a la condición humana. Ser reflejo de tristezas y esperanzas, así como resultado de una inteligente interpretación de los problemas y, a veces, estar imbuida de una crítica aguda y consecuente.

Revista Maga
Vol. 65 Núm. 1 (2010)

Antes que nada, a nombre de las autoridades de la Universidad Tecnológica de Panamá, y en el mío propio, les deseamos a nuestros lectores un 2010 saludable, entusiasta y productivo. Cada nuevo número de Maga, revista panameña de cultura, representa un decidido avance de las letras panameñas hacia su mejor valoración. Divulgar lo que nuestros autores han hecho, así como lo que se está produciendo en la actualidad, es una forma de mantener en alto los meritorios pendones del esfuerzo y la tenacidad, y también en no pocos casos los del logro consumado en un terreno que en nuestro medio continúa siendo arduo, por decir lo menos. No obstante, no deja de sorprender gratamente la manera en que han seguido apareciendo nuevos creadores de talento en años recientes, sin que muchos de los de otras generaciones hayan dejado de escribir con ahínco. Sin duda es un fenómeno reconfortante y alentador, sobre todo en Cuento y Poesía, géneros que en Panamá han proliferado más y mejor que los otros.

Revista Maga
Vol. 64 Núm. 1 (2009)

Cada reaparición de Maga, revista panameña de cultura, convertida ahora en órgano semestral de expresión literaria de la Universidad Tecnológica de Panamá, representa para las letras panameñas, y por extensión para las hispanoamericanas, una modesta pero significativa conquista de nuevos espacios que, como es sabido, en nuestro medio no abundan, y que en general, por desgracia, muy poco se valoran. Sin embargo, sabemos que el contenido de nuestras páginas es sumamente apreciado por autores y lectores cultos, quienes se mantienen fieles a este esfuerzo editorial, ya que entienden la relación literatura-vida, y porque saben que se trata de la única revista literaria del país. De ahí nuestra entusiasta perseverancia y tenacidad a lo largo de los años.

Revista Maga
Vol. 63 Núm. 1 (2009)

Este No. 63 de Maga, revista panameña de cultura, es la segunda entrega desde que la publicación fue traspasada a la Universidad Tecnológica de Panamá el segundo semestre de 2008, si bien ha mantenido la continuidad numérica. Y es la primera del semestre inicial de 2009. Los ideales y metas originales, planteados en la primera época de la revista, continúan cumpliéndose en cada una de las etapas posteriores; y en esta cuarta en que la revista se ha institucionalizado gracias a la acogida de la U.T.P., siguen vigentes: espacio amplio y democrático para autores panameños –los reconocidos, aquellos en formación y los inéditos— y creadores literarios de otros ámbitos. El único requisito permanente es la calidad. Así, la U.T.P. tiene el gusto de ofrecer una vez más, a través de las páginas de Maga, una verdadera fiesta literaria.

Revista Maga
Vol. 62 Núm. 1 (2008)

Una vez más, después de su aparente desaparición definitiva tras jubilarme como Coordinador de Difusión Cultural de la Universidad Tecnológica de Panamá en agosto de 2007, la revista MAGA vuelve a resucitar. Y esta vez, según parece, para quedarse. Un oportuno acuerdo con las nuevas autoridades de la U.T.P., institución a la que he decidido ceder los derechos de esta publicación iniciada por mí en febrero de 1984 e interrumpida por razones fundamentalmente económicas en tres ocasiones a lo largo de los años, permite augurar de ahora en adelante una larga vida a esta esforzada publicación cultural.