En tiempos de rápidos cambios para una sociedad poco acostumbrada a esta dinámica, pero empujada a adoptarlos debido a su rápido crecimiento poblacional, estructural, económico, de negocios y de otra índole, la intensa competencia profesional, el deterioro del medio ambiente, las ingentes demandas de energía y la fuerte competencia de las empresas por desarrollar nuevos productos, alcanzar nuevos mercados y aumentar sus ganancias, hace que se cree un panorama de "necesidad urgente" por encontrar y proveer soluciones a las situaciones y problemáticas que surgen frecuentemente, mismas en las que es imperante que toda la sociedad se involucre, haga aportes concretos; al tiempo que contribuye al mejoramiento integral de las condiciones de vida y el bienestar común. Situaciones acuciantes como el aumento de la población y sus demandas de energía, deben atenderse y tratar de solucionarse considerando políticas, tecnologías y cambios de actitud por parte de la población en términos de "conciencia ciudadana hacia el ahorro", mismas que sin duda permitirían la sostenibilidad de los recursos, la conservación y regeneración del medio ambiente; así como la mejora constante de las condiciones socioeconómicas de la población en general. Estos cambios, necesidades y problemáticas imponen también su sello en el sistema educativo. Esto es así debido a que, para encontrar soluciones y alcanzar el éxito, se necesita una sociedad con individuos educados y capacitados, que tengan una formación completa tanto en la parte humana, como científica; ya que ambas partes, constituyen los pilares fundamentales para dar soporte a una sociedad próspera, que crece responsable y organizadamente, que con educación e investigación, promueve mecanismos clave para el desarrollo integral de la sociedad, contribuyendo significativamente a que ésta sea más competitiva y desarrollada, pero humana, como ha quedado plenamente demostrado en otras sociedades más desarrolladas, con riquezas y mejores condiciones de vida para sus ciudadanos, que al mismo tiempo y en la misma medida, se preocupan por ser sociedades cultas, educadas y preocupadas por el bien común. Por un lado, la educación permite a las personas participar activamente en la sociedad con aportes valiosos, ofreciendo mejores perspectivas profesionales para mejorar las condiciones sociales; mientras que, por otro lado, la investigación abre nuevos horizontes, creando importantes condiciones que generan cambios y acciones sostenibles de verdadero desarrollo socio-económico. Enmarcada en temas de educación, investigación, energía, transporte, responsabilidad social, tecnologías para sistemas eco-compatibles y muchos otros, presentamos con gran entusiasmo la edición 2013 de Prisma Tecnológico, esperando que la misma sea de su agrado, contribuya a generar ideas y proporciones información valiosa e inspiradora para encontrar y proveer soluciones e impulsar acciones concretas, de manera que todos podamos contribuir a mejorar nuestra cambiante, dinámica y pujante sociedad. Dr.-Ing. Carlos A. Medina C. Universidad Tecnológica de Panamá carlos.medina@utp.ac.pa